Archivo de la etiqueta: superstición

Supersticiones a diestro y siniestro

Teniendo en cuenta que ayer fue Martes y 13, que hoy es el día PI, que estamos bajo una conjunción planetaria espectacular entre Júpiter y Venus y que este año se acaba el mundo (otra vez), no se me ocurre mejor momento para esto:

Cambio lingüístico (supersticioso) en estado puro
         Latín:                  dextra           sinistra
         Italiano:             destra           sinistra
         Francés:             droite           gauche
         Rumano:           drept             stângă
         Español:            derecha        izquierda
         Portugués:        direita          esquerda
         Catalán:             dret               esquerra

La asociación de la mano izquierda (siniestra) con los malos agüeros (en la foto, lo que dice el primer diccionario de la RAE, el de Autoridades, sobre la palabra siniestra) es la causa de que las lenguas romances se alejaran del latín (no siempre en sentido estricto: la palabra rumana viene del latín *stancus ‘cansado’) y las unas de las otras para denominar a la mano zurda. Y de que la palabra siniestra nos evoque lo que nos evoca, claro. Para mí, un bonito ejemplo del efecto que tienen los tabúes sobre los hablantes y estos, sobre sus lenguas. Y de cómo a los italianos todo se la refanfinfla, claro.

 

(Nótese que diestra también fue reemplazada, pero de forma casi homogénea y por una palabra con connotaciones de lo más positivas: directus)

Desde Babel, con rencor


Todos son un solo pueblo con un mismo lenguaje, y este es el comienzo de su obra. Ahora nada de cuanto se propongan les será imposible.          
Génesis, 11:6
Hace poco leí este artículo sobre la muerte de las lenguas. Es un artículo antiguo, de hace un par de años, pero llego a mis manos virtuales hace unas semanas. El artículo despierta un debate que se sigue en los comentarios acerca de un interesante dilema moral al que se enfrenta el lingüista interesado en la preservación de las lenguas: la aparente dicotomía entre progreso y desarrollo económico y la preservación de la cultura tradicional.
Fíjense si es un tema que nos preocupa a los lingüistas, que en las cuatro clases de tipología que llevo, ha salido en dos. La cuestión se reduce a la siguiente pregunta: ¿hasta qué punto debemos luchar los lingüistas por la preservación de una lengua con muy pocos hablantes, cuando dicha lengua parece ser un freno al desarrollo de la comunidad?
La cuestión no es simple y debe tener en cuenta factores como la voluntad de la comunidad o el multilingüismo. Es más, creo que todos aquellos personas involucradas en la cooperación al desarrollo se enfrentan a dilemas similares, no necesariamente relacionados con la lengua. Quizá algún día divague sobre este tema aquí, pero no será hoy. Porque hoy estoy demasiado enfurecida ante la superstición y superchería que algunos habitantes de este aterrador primer mundo usan como excusa para extender su concepto de progreso a todos los otros mundos.
En los comentarios al susodicho artículo, encontramos las siguientes perlas:
I think that the reduction in the number of languages spoken is also a great way to help unify the world and the human race in general. How can we expect cultures to keep peace between each other when they cannot understand each other? Having one, or a few global languages will make things much more convenient and seamless. Also languages isolate communities. Which are most likely to be economically weak. ‘Our heritage’ is only history, and history will never and can never be more important than the present or the future. Parsa, UK
“Creo que la reducción en el número de lenguas habladas es también una forma fantástica de ayudar a unificar el mundo y la raza humana en general. ¿Cómo podemos esperar que las culturas mantengan la paz entre ellas cuando no pueden entenderse? Tener una o unas cuantas lenguas globales hará las cosas mucho más convenientes y sencillas. Además, las lenguas aíslan comunidades. Que tienen más probabilidades de ser débiles económicamente. ‘Nuestra herencia’ es solo la historia y la historia jamás será ni puede ser más importante que el presente o el futuro.” Parsa, UK
Most of the problems in the world stem from a lack of communications. If we all spoke English then these problems might disapear. It may be sad to lose other languages, but we must strive for one universal language. Ray Dorrity, Lymington, Hampshire
“La mayoría de los problemas del mundo proceden de una falta de comunicación. Si todos habláramos ingles, estos problemas podrían desaparecer. Puede que sea triste perder otras lenguas, pero debemos luchar por una sola lengua universal.” Ray Dorrity, Lymington, Hampshire
If we as human beings can all communicate in the same tongue, then maybe we will start to treat the whole polulation od [sic] the world equally and that can be no bad thing! David Evans, Frinton on Sea, Essex
“Si, como seres humanos, podemos todos comunicarnos en la misma lengua, entonces puede que empecemos a tratar a toda la población mundial con igualdad y ¡eso no puede ser algo malo! David Evans, Frinton on Sea, Essex
A good proverb: A house divided against itself cannot stand. The Earth is the home of humans, plants, animals, various forms of life. Right now we humans have divide this home of ours’ into divided nations, languages, religions, etc. In this time and age we need unity more than divisions. What is the point of having hundreds of languages that will make it difficult for people from different places to communicate. A Lwin, Geneva, Switzerland
Un buen refrán: Una casa dividida contra sí misma no puede aguantar. La Tierra es el hogar de humanos, plantas, animales, varias formas de vida. Ahora mismo nosotros los humanos hemos dividido nuestra casa en naciones divididas, lenguas divididas, religiones divididas, etc. Qué sentido tiene tener cientos de lenguas que dificultan que la gente de distintos lugares se comunique. A Lwin, Geneva, Switzerland
Después de leerlas, empecé a pensar que a lo mejor es cierto que existen creacionistas en este nuestro primer mundo lleno de progreso y avances tecnológicos. Todos estos comentarios, hechos por personas a las que, sin conocer de nada y a riesgo de prejuzgar, no concedo ni medio dedo de frente y cuya cultura me parece equiparable a la de algunas especies vegetales, se basan en el mito de Babel para aducir una opinión basada en hechos históricos probados, como que la Guerra Civil española no existió, que los judíos alemanes no se hacían entender y por eso Hitler tuvo que exterminarlos o que los genocidios cometidos en Ruanda son solo parte del imaginario popular contemporáneo.
Resulta de cajón de madera de pino curioso que tres de los cuatro comentarios hayan sido escritos por personas que parecen ser del Reino Unido y probablemente sean angloparlantes nativos. Da la impresión de que algunos son tan ombligocéntricos que leen artículos como este y se creen que el mundo entero se pelea por abandonar su lengua para hablar inglés. Que los indígenas del Amazonas, en vez de aprender quechua, aimara, guaraní, portugués o español, por poner algún ejemplo, aprenden inglés, que les es mucho más útil. El otro comentario parece ser de alguien de Suiza y es el único de los cuatro que no menciona la idea de tener una sola lengua, sino simplemente menos de las que tenemos, así que el próximo párrafo  no se le aplica, aunque el sentimiento de desprecio de la entrada en general sí.
Me imagino que esta gente no se ha molestado jamás en aprender otra lengua ni han tenido la suerte de encontrarse en un país lejano (o en su propio país) con alguien que no hable el todopoderoso inglés y haberse podido expresar con sonrisas, miradas de inteligencia (en todos los sentidos), gestos ridículos y palabras negociadas sobre la marcha. Y supongo que nunca han oído hablar de la existencia de intérpretes y traductores. En la cabeza de estas personas, el edificio de la ONU debe de ser un caos, una pesadilla, el infierno hecho realidad. ¡Como no va a haber guerras en esta situación, por el amor  de God!
Me imagino también que nunca se les ha pasado por su estrecha cabeza que pudiera ser su lengua la moribunda (porque no parece probable ahora mismo) y ellos o sus nietos los que tengan que abandonarla. Cuando una persona abandona su lengua es una experiencia traumática, pero cuando una comunidad en pleno abandona su lengua, el trauma es mucho mayor. Y hablo de abuelos que apenas pueden comunicarse con sus nietos. Porque, como dijo el profesor de la clase de tipología de la que les hablaba, Eugenio Luján, “es algo que vives como una experiencia íntima, la lengua”. La lengua en la que nacemos es la lengua en la que más cómodos nos sentimos, con la que mejor podemos ser quienes somos.
ADVERTENCIA Caminen con cuidado estos días, porque si los cuatro genios del día buscan su nombre en Google y lo encuentran rodeado de palabras que no entienden es posible que manden hacia acá una horda de sicarios o algún misil. Bueno, y si las entienden… también.