Por obra y gracia de la RAE

 

Hierven los mentideros con los atrevimientos de la RAE.
– ¡La RAE acepta friki!
– Mire usté qué bien, ¿y quiqui?, ¿o pliqui?
– Ahora ya podré andar por casa en gayumbos tranquilamente.
– Yo llevo desde abril, caballero. ¡Este calor es indecente!
La estrella de la noticia ha sido la nueva acepción de matrimonio.
– ¡Albricias! ¡Hurra! ¡Ijujú! La RAE zanja el debate, la igualdad llega al diccionario.
– Es el fin de la discriminación. ¡Así se acaba con todo un ideario!
Por algún motivo que se me escapa, cada vez que la RAE acepta una nueva palabra, surge una ola de indignación que ríete tú del 15-M. Que a dónde vamos a llegar; que si estamos locos; que dentro de poco aceptarán cocreta; qué barbaridad, ¡culamen dice! Es curiosa esa imagen de la RAE, como institución todopoderosa, cuyas decisiones nos resultan a veces difíciles de comprender, pero que acabaremos acatando; para disfrutar de esa sensación de superioridad de corregir al pobrecillo que no sabe que solo ya no lleva acento. Le cedemos sumisamente a la Academia el poder de crear y difundir palabras que nos corresponde como hablantes y quedamos a la espera de que nos digan cuál es la línea que separa el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto, lo coloquial de lo que no lleva marca azul. Sus enseñanzas se cristalizan en un libro gordo y de tapas duras (ya con versión online), que tiene el extraño poder de dictar lo que existe y lo que no, aunque eso desemboque en la paradoja de oír a diario cosas que no existen (las PONI –Palabras Oídas No Identificadas–, que deben pasar un duro examen académico para demostrar que no son imaginaciones de un granjero de Texas). Ahora que lo pienso, todo esto me recuerda vagamente a algo…

Un comentario en “Por obra y gracia de la RAE

  1. Y ¿cómo puede ser que aún no haya comentado esta entrada? Bueno, pues allá voy.
    Evidentemente (qué aburrido…) estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices.
    Habría que ser un poco más crítico con las labores de los diccionarios que mucha gente cree que son palabra de Dios (¡Amen!). Y no… un diccionario sólo (yo sigo usando el acento porque tengo esa manía, pero entiendo perfectamente que no se escriba, lo que no entendería es que alguien me dijera que está mal escrito, vamos que la RAE aconseja o sólo debería hacer eso pero no debe ordenar ni limpiar, ni fijar ni dar esplendor ni ná de todas esas leches…) pues eso que un diccionario sólo debería mostrar lo que es el uso. Pero la gente se lo toma como si fuera lo que se debe decir, como si hubiera algo que se debiera decir, algo que se pudiera decir y algo que no… pero vamos, la gente dirá lo que le dé la gana, digo yo, ¿no?
    Lo peor de todo es que luego te encuentras con gente que no se atreve a hablar ni a escribir por miedo a que les juzguen y les digan que lo que dicen o escriben no se dice o escribe… vaya discriminación más ridícula (y digo ridícula por no ser más vulgar…)

    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>